Cirugía del Ronquido y la Apnea

Cirugía del Ronquido y la Apnea

En pacientes seleccionados, la solución más efectiva en la resolución del ronquido y de la apnea es la cirugía.

Las diferentes cirugías de ronquido han cambiado rotundamente desde que se ha empezado a evaluar la vía aérea y la obstrucción de ésta mediante la exploración por vía endoscópica del paciente dormido, algo conocido como DISE (Drug induced sleep endoscopy). La DISE permite saber exactamente cual es la zona de la vía aérea que provoca el ronquido y la apnea en ese paciente en particular, con lo cual se puede intervenir dirigidamente esa zona. Actualmente, intervenir a un paciente roncador o con apnea sin realizar la DISE, asegura resultados peores que cuando este procedimiento es realizado antes de la intervención. La DISE aporta calidad a la cirugía y mayores certezas quirúrgicas.





Dentro de la cirugía del ronquido y la apnea, se pueden intervenir diversas zonas. Casi en la totalidad de los pacientes, debe intervenirse la nariz para asegurar un flujo nasal óptimo. La cirugía nasal sola mejora per se sólo un 15% de los pacientes roncadores. Es por eso que se debe intervenir otra zona de la vía aérea superior: Paladar, Amígdalas, Base de lengua o Epiglotis. La elección de la siguiente intervención además de la nariz, y la técnica a utilizar en esta localización, dependen de la DISE, y la cirugía que otorga mejores resultados es la conocida como cirugía multinivel, que pretende intervenir todas las zonas afectas dentro de un mismo acto quirúrgico.

La cirugía multinivel puede tratar en un mismo acto 4 zonas: paladar, amígdalas y pared lateral de la faringe, lengua y epiglotis. En nuestra experiencia, tratamos únicamente la nariz y hasta 2 sitios de obstrucción en una primera cirugía. La cirugía es dolorosa, y tratar más de 2 zonas en un sólo acto quirúrgico, en nuestra experiencia aporta demasiada morbilidad y dolor para una sola intervención. La cirugía nasal y de hasta 2 niveles en cambio, logra que el paciente se de de alta después de una noche, con post-operatorio mejor tolerado que en los casos en los que se intervienen más de 2 niveles.

En caso de querer intervenirse de ronquido/apnea, debe presupuestarse un post-operatorio de 2 semanas, en los que el paciente debe pernoctar a máximo de 1 hora del lugar en donde se intervino. En caso de que el paciente sea de un lugar lejano, contamos con Hoteles en convenio para que su estadía en la zona sea más agradable y llevadera.

Otorrinolaringología al sur del mundo.